Bienvenidos a Weleda Argentina

Noticias

Caricias que enamoran

Los masajes son una forma de comunicarse sin palabras. Un ritual que disipa preocupaciones, donde los cuerpos están presentes el uno para el otro. Por eso, este 14 de febrero, te invitamos a ofrecer este regalo como muestra de afecto. Cada caricia, suave y prolongada, despierta los sentidos y brinda un espacio de conexión emocional y corporal profunda.

Una luz suave para generar un ambiente relajado, música tranquila para que los sonidos despejen la mente, y el perfume y el efecto de los Aceites Corporales para relajar los músculos pueden ser el combo adecuado para demostrar el amor que se siente.

ZONA LUMBAR

Para realizar un masaje efectivo en cervicales, espalda y en la zona lumbar es ideal el Aceite Relax de Lavanda ya que distiende, armoniza y relaja los músculos tensos, lo cual favorece el sueño reparador. Te aconsejamos presionar suavemente en la zona de los omóplatos con movimientos circulares para activar la irrigación sanguínea. Los movimientos verticales, desde el comienzo de los hombros hasta la cintura, distienden los músculos

BRAZOS, PIES Y PIERNAS

Perfecto para codos, rodillas, extremidades y zonas de gran exposición a raspaduras y rugosidades, el Aceite Regenerador de Granada estimula la regeneración de la piel. Por su alto contenido de aceite de granada orgánica, cuenta con un gran poder antioxidante. Además, su suave aroma a neroli, sándalo y davana recrea una atmósfera de sensualidad. Para activar la circulación de las piernas y los brazos, te recomendamos realizar masajes circulares en forma descendente en los brazos y ascendentes en las piernas.

CUELLO Y PECHO

Para la parte frontal del pecho y cuello el Aceite Armonizante de Rosa Mosqueta brinda una relajación instantánea. Su aroma a rosas distiende la mente e hidrata la piel. Aplicá una pequeña cantidad de Aceite sobre tu mano con la piel húmeda y colócala sobre el pecho. El corazón es el centro del cuerpo y el que regula los procesos metabólicos. Masajeá suavemente el pecho hacia la clavícula derecha, subiendo hasta el cuello. Luego repetí lo mismo sobre el lado izquierdo, hasta su total absorción. ¡Que lo disfrutes!