Bienvenidos a Weleda Argentina

Noticias

Nuevo año, nuevas oportunidades

Diciembre es un mes complicado. El tiempo pasa a una velocidad impresionante. Tenemos la impresión de que el año se nos escapó de las manos y un sensación de fin de ciclo nos invade.

Cada fin de año es inevitable mirar hacia atrás y tomar una fotografía mental de lo que pasó. En esta situación tendremos momentos de extrema felicidad y momentos no tan positivos, como en la vida misma. Dependiendo del lente con el que miremos nuestro año veremos el vaso medio lleno o medio vacío.

Si consideramos que el año no fue del todo alentador lo mejor es tomar el año que vendrá como una chance para volver a empezar, dejando atrás nuestros problemas y mirando hacia adelante con la frente en alto. La Navidad tiene ese sentido renovador. Y aunque no abracemos esta Fe, de todas maneras podemos intentar ahondar en este sentido de algo que nace, que también se repite en el arquetipo del año nuevo.

Cuando celebramos la Navidad, no sólo recordamos el nacimiento del niño Jesús, sino también un despertar de nuestra propia luz. En el fondo, Navidad significa que algo se despierta en cada uno, según el alcance de cada uno.   

El objetivo entonces es recapitular el 2014 juntando aceptación y gratitud para, a partir de ahí, formular nuestras intenciones para el 2015. Porque el año nuevo es una hoja en blanco, un manojo de oportunidades en el que todo -cualquier cosa que nos planteemos- puede ocurrir. Por eso, miremos el año que pasó, démosle un beso, honremos todo lo que vivimos, y esperemos el año entrante con los brazos bien abiertos. ¿Cuáles son tus deseos para el 2015?