Noticias

Tips para una lactancia feliz

A las mamás les puede ocurrir que al comenzar a dar el pecho sientan molestias e irritaciones producto de la succión frecuente del bebé, ya que el pezón y la aerola es la zona más sensible del cuerpo femenino. Para lograr una lactancia feliz te ofrecemos algunos tips para prevenir y aliviar esas molestias:

  • Desde el momento que se sabe de la espera del bebé, evitar el uso de jabones o de productos que contengan alcohol o glicerina en los pezones. Estos productos arrastran las partículas de grasa que protegen naturalmente la piel del pezón y la areola. Tampoco es recomendable usar cepillos y esponjas, porque tienden a secar y cortar la delicada piel del pezón. El agua corriente, sin otro agregado, basta para la higiene diaria de los pezones durante el embarazo y la lactancia.

  • Después del baño, se aconseja aplicar alrededor del pezón el propio calostro o la propia leche para lubricar pezón y areola. Antes de ofrecerle el pecho y al finalizar la mamada, lubricarse con la propia leche hasta que se seque es lo mejor.

  • En el caso de que la piel ya esté agrietada o muy sensible, las propiedades calmantes de la caléndula ayudan a revertir y prevenir las grietas en el pezón. La Crema Facial de Caléndula cicatriza y ofrece un alivio en pezones sensibles y agrietados y al ser un producto natural no interfiere con la lactancia. Skin Food es otra alternativa muy efectiva y natural para prevenir la formación de las grietas en el pezón.

  • Airear los pezones sirve para fortificar la delicada piel que los recubre y para prevenir la sensibilidad que tienen algunas mujeres en esta zona. Se recomienda mantener los pezones aireados utilizando un corpiño para amamantar con la tapa baja, o colocando los escudos aireadores entre la mama y el corpiño. Lo mejor es usar corpiños de algodón que no compriman las mamas.

  • Exponer los pezones directamente al sol (no a través de un vidrio) es otra opción para fortificarlos. Conviene empezar con tomas de cinco minutos hasta llegar a los quince minutos diarios, sin excederse. El mejor horario es antes de las 10 hs y después de las 16 hs.

  • Si las molestias persisten, consultá con tu médico.