Bienvenidos a Weleda Argentina

Noticias

Martiniano Molina, un padre que nos enseña cómo vivir en un mundo mejor

En este Día del Padre decidimos entrevistar a Martiniano Molina, un padre que es referente en el mundo de la sustentabilidad y que nos enseña, como cualquier papá con vocación de enseñanza, desde qué lugar simple y concreto es posible trabajar para construir un mundo mejor.

¿Por qué decidiste hacer el click, abandonar los medios y elegir una vida más consciente?

Sin dudas mis padres tuvieron que ver con esta visión desde el principio. Mi mamá, Elsa (farmacéutica, bioquímica y homeópata) y mi papá, Jorge (bioquímico), crearon hace casi 40 años un laboratorio de medicina homeopática en Quilmes, lugar donde siempre vivimos, llamado Farmacia Volpe. Allí no sólo se expenden  medicamentos de distintos orígenes alopáticos, homeopáticos y antroposóficos sino que también hay un sector donde se encuentran alimentos de producción agroecológica como trigo, azúcar integral, semillas y aceites orgánicos. A la vez funcionó desde el origen una biblioteca disponible para los clientes con títulos vinculados con estos lineamientos: producción orgánica, medicinas complementarias, pedagogía Waldorf... Podrán ver que desde pequeño las inquietudes que fui teniendo están relacionadas con lo que nuestros padres nos inculcaron: conciencia, responsabilidad, compromiso, honestidad y coherencia. Lógicamente todas las situaciones vividas (buenas o malas) fueron calando profundo y me han ayudado a mirar de una manera más amplia y profunda.

¿El hecho de ser padre profundizó esa mirada que adquiriste en tu infancia?

Está claro que uno de los hechos biográficos más potente y transformador es la llegada de un hijo . En mi caso, Violeta me hizo repensar absolutamente todo: cómo nos alimentamos y cómo vamos a alimentarlos a ellos, qué medicina utilizamos para acompañarlos o qué formación es la más adecuada para los tiempos que vivimos.

En cuanto a la dimensión educativa sabemos que fundaste una escuela Waldorf ¿Cómo te describirías como padre?

Como padre me siento comprometido con la realidad social en la que estamos inmersos y trato de ser responsable en todos los ámbitos de la vida. Nosotros creamos junto a otros padres una escuela Waldorf en Quilmes, “Jardín de la Aurora”, en la que mi hija participa y ayuda en muchos eventos y talleres. Considero que la mejor enseñanza que le podemos dar a nuestros hijos es el ejemplo.

¿Qué argumentos le darías a una persona para elegir alimentos orgánicos en lugar de productos del montón?

Considero que los alimentos deben ser naturales o de producción orgánica pero no soy fundamentalista. Si alguien viene a casa con una gaseosa o cualquier alimento convencional no lo voy a tirar a la basura, sobre todo por las grandes necesidades de alimentos que hay en el mundo. Creo que deberíamos intentar consumir alimentos verdaderos por varias razones: porque van a ser parte de nuestro cuerpo y esto significa un hecho de muchísima responsabilidad para con nuestra salud. Existen demasiadas evidencias concretas acerca de la relación que existe entre nuestras enfermedades y patologías y los alimentos que ingerimos. Es fundamental destacar también que los productores de alimentos orgánicos consideran al medioambiente como parte de nosotros mismos, por lo tanto trabajan de una manera responsable y respetuosa para con él. A la vez, la persona que decide comenzar a apoyar este tipo de producción con su dinero, termina apoyando un proceso verdaderamente transformador. Al comprar orgánico estamos apoyando a quien trabajó para generar ese alimento.  Por eso siempre digo que la base de la transformación del mundo es intentar entender que nuestras, aparentemente pequeñas acciones, son las que van a ir modificando para bien el devenir del mundo.

Tu responsabilidad como chef arranca desde el principio, con tu propia huerta orgánica…

Por supuesto, hace un tiempo que vengo trabajando por difundir conceptos  más saludables en todos los sentidos, y siempre es posible ser más responsables a la hora de alimentarnos. Una de las cosas que está a nuestro alcance es la posibilidad de hacer nuestra propia huerta ya sea en un pequeño espacio, en el fondo de casa, terraza o hasta en un balcón. Existe una gran variedad de opciones, pero hago hincapié sobre aquellas que se basan en las técnicas agroecológicas u orgánicas, vale decir: realizar nuestra huerta sin aplicar agroquímicos o pesticidas. También usamos el calendario biodinámico para los distintos trabajos (siembra, cosecha, transplante, raleo, etc.) No es tan difícil, bien por el contrario, resulta ser una guía que nos organiza y hace que nuestra huerta esté sana por el principio de equilibrio y armonía con la naturaleza.

¿Sos consumidor de Weleda? ¿Cuál es tu producto favorito?

Si, uso los productos de Weleda desde hace muchos años. Fundamentalmente el Desodorante de Citruslos Jabones Vegetales y la Pasta Dentífrica de Caléndula. También uso de vez en cuando Skin Food y  los Aceites de Árnica y Caléndula. Mi mujer que es muy coqueta usa la Línea de Rosa Mosqueta y Granada.

Últimamente tu vocación como comunicador se fue afianzando en este rol de formador sobre un nuevo estilo de vida consciente y respetuoso. ¿El universo online te ayuda a llegar a nuevas personas?

Sí, creo que el mensaje que pretendo dar es que todo lo que esté antes, durante y después del acto de alimentarnos es absoluta responsabilidad de nosotros. Y la alimentación es sólo una pequeña parte de un proceso que es mucho mayor. EcoCocina es un programa dentro del canal Gourmet que tiene su pata online donde muestro recetas simples con productos saludables, cómo hacer compost, poseer una huerta, reutilizar desechos, comprar responsablemente... En www.martiniano.tv mostramos todos los trabajos que venimos realizando en materia de sustentabilidad, ecología, alimentación responsable, medicinas y pedagogías alternativas, como así también lo que otras personas vienen realizando hace tiempo para mejorar su calidad de vida y la de los demás. Internet es una herramienta útil para hacer más notorio este tipo de trabajos que apuntan a transformar la realidad que nos rodea y entonces soñar por un mundo más sano y justo.