Noticias

Un bebé en brazos se bien-cría

Hoy en día existen diversas actividades para que las mamás y los papás disfruten de la conexión con sus hijos. Existen alternativas como el yoga para embarazadas, musicoterapia para bebés y también técnicas específicas como lo es el masaje shantala. Una práctica milenaria que recibe su denominación en honor al nombre de una mujer hindú que le estaba practicando un masaje a su hijo en la India.

En esta ocasión entrevistamos a Lis Muñoz, Fundadora y Presidente de la Asociación Argentina de Masaje Infantil, quien nos propone reemplazar el paradigma de crianza que dice que el bebé en brazos se malcría por uno muy distinto que sostiene que: “el bebé en brazos se bien cría”. Ella nos invita a pasar de una cultura del “Cachetazo a tiempo” a un “Masaje a tiempo” o “abrazo a tiempo”.

¿Por qué es tan importante e imprescindible el contacto desde el primer día?

El contacto está considerado una necesidad básica. Tan importante y necesaria como lo es el alimento. Por eso, se lo ha llamado la Vitamina T de tacto, de touch, de tocar. En una cultura donde no nos han enseñado a "tocar"; a diferencia de otras culturas donde estos conocimientos se trasmiten de generación en generación, es de suma importancia incorporar este conocimiento. El masaje brinda además el valor del respeto, ya que para realizarlo hay que pedirle primero permiso al bebé. Nadie tendría que ni siquiera tener autoridad para tocar a un bebé sin pedirle permiso, ya sea familiar, desconocido, o profesional.

¿Qué beneficios otorga el masaje infantil?  

El contacto piel a piel libera hormonas, sustancias que producen bienestar, relajación, alivio, y colaboran en la maduración de todos los sistemas vitales: desde el gastrointestinal hasta el inmunológico.  Colabora además en la construcción del esquema corporal. Fortalece el vínculo madre o padre y bebé. Se beneficia tanto el que lo da, como el que lo recibe.

¿Cómo son los chicos que reciben este contacto permanente cuando llegan a adultos?

El masaje aporta también la noción de límites. Un niño o una niña que recibió esta estimulación, tendrá más claros los límites, ya que el masaje es otra manera de delimitar el cuerpo, y será más consciente de su propio cuerpo. Por otro lado, a partir del "permiso" que se le pide para hacerle el masaje, incorporará mayor respeto por su cuerpo y por el cuerpo de los demás, además de un mayor desarrollo de conciencia corporal.

*Lis Muñóz en sus talleres utiliza y recomienda el Aceite de Caléndula de nuestra Línea Weleda Bebé.