Noticias

Tiempo de ilusiones

Llega diciembre y se acerca la Navidad. Para los más pequeños es un momento de suma ilusión, expectativas y milagros. Los chicos hacen largas filas para sentarse en la falda de Papá Noel, escriben cartas y piden una larguísima lista de juguetes. En Nochebuena la mayoría duerme poco, esperando con ansias interceptar a Papá Noel en la chimenea o sorprenderlo de pronto dejando los regalitos en el árbol. Es una época mágica.

Pero para los adultos también puede ser un momento para soñar, desear y pedir. Todos sabemos que fin de año es época de balances y de introspección. De una aterradora lista de metas no alcanzadas, de pendientes, y de algunas pérdidas también. Pero, ¿qué tal su sumamos nuestros deseos? ¿Qué tal si volvemos a concentrarnos como adultos en pedir aquello que sabemos que nos hará feliz? ¿Eso que sabemos que nos puede hacer bien? ¿Eso que estamos esperando que suceda pero que venimos posponiendo hace meses o hace años? Animémonos a pedir con los mismos nervios y expectativas de cuando éramos chicos. En una de esas se nos da. Seguramente se nos de, el punto de partida es confiar.

Para esta Navidad regalémonos la posibilidad de conectarnos con nuestros deseos más íntimos y ver qué posibilidades reales tenemos de revertir o detener aquello que nos impide llegar a nuestra meta. Muchas veces somos nosotras mismas las que nos auto-boicoteamos, por miedo, por fiaca, por cansancio…

Claro que hay que ayudar a que ese sueño se concrete. Hay que moverse y activar nuestro cuerpo y nuestra mente. Concentrarnos en aquello que queremos y cómo lo queremos. Soñar, pero sin quedarnos dormidas. Para que se concreten nuestros deseos, para que el universo se alinee con nosotras, para que la energía fluya, tenemos que dejarlo todo. Así, seguramente nuestros deseos se cumplan y por fin tendremos aquello que merecemos, eso que buscamos, lo que nos hace bien.  

Que tengan todas un fin de año lleno de ilusión y que puedan volar con sus sueños. En una de esas el milagro de navidad se concreta y entonces podrán volver a soñar para pedir cosas nuevas. ¡Feliz navidad para todas!