Noticias

Las bondades de la cosmética auténticamente natural

La cosmética auténticamente natural se caracteriza, entre otras cosas, por la no utilización de conservantes, colorantes ni perfumes sintéticos. ¿Por qué es tan importante evitar estas sustancias?

En el caso de los conservantes, como por ejemplo los parabenos, su uso prolongado puede ocasionar irritaciones en la piel, o bien puede disminuir a largo plazo la capacidad natural de la piel para protegerse por sí misma. Por el contrario, los productos auténticamente naturales favorecen el equilibrio de la piel, reforzando así su función auto protectora.

Respecto de los perfumes sintéticos, se los responsabiliza de ser los principales causantes del aumento de alergias cutáneas registradas por el uso de cosméticos. Weleda utiliza únicamente como conservantes sustancias de origen vegetal. Y como perfumes, sólo usa aceites esenciales provenientes de plantas aromáticas que, además de crear una fragancia natural y agradable, cumplen también con la función de preservar el producto de las bacterias.
 
Por ser naturales, estas sustancias resisten menos tiempo que un conservante sintético, de modo que es necesario tomar medidas adicionales que ayuden a conservar el producto, como son las mezclas de ingredientes y sus proporciones en una fórmula, los procedimientos de fabricación y los frascos de vidrio opaco, para que la luz no descomponga el producto.
 
En el caso de las cremas, también se recurre a los tubos de aluminio, para que no se introduzca el dedo en el interior del envase, disminuyendo, además, el contacto del producto con el aire. Para orientar al usuario respecto a la duración de los productos de cosmética auténticamente natural, siempre se indica la fecha de vencimiento en el envase.
 
Por otra parte, al no utilizar colorantes sintéticos, los productos Weleda presentan tonalidades que provienen directamente de los ingredientes utilizados. Pueden ser tan suaves como los de las cremas faciales, o tan intensas como el del Aceite corporal de Espino Amarillo.
 
De esta manera, Weleda cumple con los criterios de la cosmética auténticamente natural con certificación Natrue, el sello de calidad más completo y exigente en cosmética natural y orgánica a nivel mundial. Weleda transforma alrededor de 1.000 sustancias de la naturaleza en cosméticos naturales, procedentes en su mayoría de cultivos orgánicos, biodinámicos y de recolección silvestre controlada. De las colaboraciones a largo plazo con nuestros proveedores salen beneficiadas ambas partes: Weleda se asegura el acceso a materias primas de la más alta calidad y nuestros colaboradores pueden contar con precios justos.